Éstas se definen como el conjunto de conocimientos y habilidades cognitivas, emocionales, comunicativas que al articularse entre sí promueven el comportamiento constructivo y pacífico entre los ciudadanos en una sociedad democrática.

Estas competencias ayudan a los niños, niñas y adolescentes a contar con las herramientas necesarias para relacionarse con otros y convivir de manera pacífica manejando conflictos, contribuyendo a procesos democráticos de participación, respeto y valoración de la diversidad y pluralidad, e incluso a procesos de perdón y la reconciliación.