17183885_l

¿Cómo es una disculpa efectiva?

Es fácil asumir que una vez hayamos tomado la decisión de aceptar la ofensa y buscar perdón, pedir disculpas debe fluir automáticamente. Sin embargo, ofrecer una buena disculpa puede tener un gran impacto en la decisión de nuestra víctima en perdonarnos y favorecer el proceso de reconciliación, ya que es en la disculpa donde la víctima puede identificar nuestro arrepentimiento, sentir empatía, disminuir prejuicios y deseos de retaliación futura. Estos son los pasos y características de una disculpa efectiva.

  • Expresar arrepentimiento tanto de manera verbal como con no verbal (es decir, usando un tono emocional y genuino que comunique sentimientos de empatía y culpa).
  • Aceptar la responsabilidad: Implica reconocer las consecuencias que tuvo nuestra ofensa sobre la víctima de manera clara y abierta donde asumimos el rol principal en haberla lastimado.
  • Identificar la ofensa sin usar excusas o justificaciones: Debemos también nombrar claramente la ofensa que cometimos y evitar acompañarla de excusas o justificaciones. Cuando tratamos de excusarnos y justificarnos le estamos diciendo a la víctima que nuestro arrepentimiento es condicional y que hubo posibles razones para haberla ofendido.
  • Ofrecer compensación o reparación: Esto le comunica a la víctima nuestro gran interés en recuperar la relación y cuando es posible, ayuda a reparar con acciones el daño causado después de la ofensa.
  • Promesa de cambio en comportamiento futuro: Contribuye a devolver confianza en la relación y a aumentar la motivación de la víctima a iniciar reconciliación.