Que se quede solo en palabras

Para evitarlo, los adultos deben crear ambientes donde realmente se permita a los niños, niñas y adolescentes ejercer su derecho de participación. En algunas familias los adultos tienen dificultades para involucrar a sus hijos en la toma de decisiones y solamente les informan acerca de lo que han decidido e imponen límites y control de forma agresiva (padres autoritarios). En otras, los padres/madres permiten a sus hijos hacer lo que quieran sin llevarlos a reflexionar acerca de las consecuencias de sus decisiones y la importancia de dejarse guiar por un adulto (padres permisivos).

Un estilo asertivo mantiene el equilibrio entre cuidado, cariño y límites. Con respecto a la participación es importante crear espacios para hablar con sus hijos, escucharlos, guiarlos para que entiendan los límites que usted propone y mediante preguntas hacerles ver la importancia de seguir ciertos acuerdos que benefician a toda la familia. Dos habilidades claves que usted puede poner en práctica son la escucha activa y la toma de perspectiva:

Escuchar activamente es esforzarse por entender lo que nos dicen los demás y demostrarles que están siendo escuchados. Por ejemplo no interrumpa, asegúrese de que entendió correctamente lo que el otro quiere decir, haga preguntas, etc.

La toma de perspectiva, es la habilidad para entender el punto de vista y la opinión del otro. Es ponerse en los zapatos de los demás. Esto facilita la toma de decisiones que afectan a un grupo, porque nos permite tener en cuenta los intereses y posiciones de todos los que lo conforman.

La corrupción

En las entidades públicas se define como el abuso de poder político para obtener beneficios personales, violando los aspectos de igualdad, eficacia e imparcialidad que deben estar presentes en la función pública. En otras palabras, es actuar de forma ilegal y en contra del bien colectivo. Sociedades corruptas, en las que por ejemplo los representantes políticos solo garantizan los derechos de los ciudadanos si les ofrecen dinero o donde las personas hacen trampa para burlar la ley y obtener beneficios del Estado de forma ilegal, atentan contra la posibilidad de ofrecer a los niños, niñas y adolescentes un ambiente adecuado para la participación.

De acuerdo con la prueba SABER de 2012, el 59% de los estudiantes de grado noveno del país manifestó rechazo frente a ciertas prácticas de corrupción como que un gobernante use su posición para favorecer a su familia o que compre votos si sus propuestas son buenas. Para desarrollar actitudes positivas hacia la transparencia y cultivar el rechazo hacia la corrupción, usted puede hacer preguntas a los niños, niñas y adolescentes para que ellos mismos identifiquen cómo la corrupción nos afecta a todos, cuáles son las consecuencias negativas a corto y largo plazo y cómo pueden ellos mismos ser portadores de un mensaje de rechazo absoluto hacia estas prácticas.