rompecabezas

Uno de los ámbitos de la ciudadanía, de acuerdo con los Estándares Nacionales de Competencias Ciudadanas, es la pluralidad, identidad y valoración de las diferencias. Este ámbito reúne diferentes comportamientos y actitudes que se espera que los estudiantes desarrollen con el fin de reconocer y disfrutar de la enorme diversidad humana, teniendo como límite los derechos fundamentales de los demás.

A continuación se describen las habilidades y comportamientos que se espera que niños, niñas y adolescentes desarrollen, en función de su edad:

En sus primeros años (inicio de primaria): identificar diferencias y semejanzas entre sí mismos y los demás, teniendo en cuenta su género, grupo étnico, origen social, gustos entre otros. Rechazar la exclusión por alguna característica de las personas como raza, religión, género, entre otros.

Al finalizar la primaria: ver las diferencias entre las personas como una oportunidad para aprender y hacer la convivencia más interesante. Identificar situaciones de discriminación en su colegio y colaborar con acciones para evitarlas. Ser capaces de sentir empatía por quienes son discriminados.

Al iniciar la secundaria: entender que, a pesar de la heterogeneidad causada por las características que hacen a cada individuo único y diferente a los demás, todos los ciudadanos son iguales ante la ley y tienen los mismos derechos (libertad de expresión, libre desarrollo de la personalidad, entre otros). Reconocer los grupos a los cuales pertenecen y cómo estos hacen parte de la identidad que han formado como personas. Identificar y analizar sus actitudes y comportamientos hacia grupos diferentes al propio.

En medio de la secundaria: valorar la existencia de pluralidad en la sociedad, y conocer y respetar los derechos de grupos que tradicionalmente han sido excluidos. Identificar situaciones donde existen dilemas en cuanto a la exclusión de grupos minoritarios y ser capaces de razonar de forma crítica frente a los mismos para proponer argumentos. También se espera que reconozcan la legitimidad de disentir en cuanto a posiciones políticas, morales y éticas. Dado su nivel de desarrollo se espera que rechacen toda discriminación por orientación sexual.

En medio de la secundaria: reconocer situaciones de discriminación a nivel nacional e internacional, y ser capaces de relacionarlas con su cotidianidad para asumir una postura crítica frente a las mismas. También, ser capaces de identificar sus propios prejuicios y tomar acción para reducirlos, así como tener la habilidad de debatir en torno a situaciones en las cuales los valores y creencias de culturas diferentes se ven enfrentados.